La receta del queso frito es muy sencilla. Solo tiene dos trucos.

El primer consejo es que debes trabajar las masas muy frías, me explico, el queso debe estar muy frío para manipularlo y, también, muy muy frío a la hora de freirlo, o incluso congelado, aunque esto último no es imprescindible.

¿Sabes qué ventaja tiene eso? Pues una muy clara: Que con hacer una buena tanda de queso frito lo podemos tener almacenado en el congelador e ir sacándolo sólo cuando lo necesitemos, lo que nos ahorrará tiempo y ayudará a resolver un aperitivo o cena en más de una ocasión.

El otro consejo a la hora de hacer queso frito es el empanado. Como vamos a ponerlo a gran temperatura, es probable que se nos derrita y salga, y eso arruinaría la presentación del plato ¿Cómo lo evitamos? Pues con el doble empanado, que no es más que repetir el paso del empanado dos veces y dejarlo reposar entre cinco y diez minutos antes de freírlos para que nuestro empanado se asiente.

 

INGREDIENTES para 4 personas

  • 250 gr. de queso camembert, rulo de cabra, brie o tipo ‘snacking’ de President
  • 2 huevos batidos
  • 1/2 taza de mermelada de frambuesas
  • 1/2 taza de pan rallado
  • 1 cucharada de mostaza dulce o mostaza antigua
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire (se puede suprimir)
  • aceite de oliva para freír.

 

 

 

 

ELABORACIÓN

  1. El queso debe estar refrigerado hasta el momento de prepararlo. Cortar el queso recién sacado de la nevera (debe estar bien frío y duro) en trozos regulares, los rulos en piezas de 2 cm aprox. y el camembert o brie en triángulos o rectángulos. En la foto superior he usado triángulos de camembert cortados por la mitad a lo largo. En la foto inferior son rodajas de queso rulo de cabra.
  2. Una vez cortados se pasan primero por harina, luego por huevo batido y luego por pan rallado. El proceso se repite 2 veces para que se forme una capa gruesa de empanado.Ya empanados se guardan en el congelador para que cojan cuerpo y endurezcan.
  3. Mientras tanto hacemos la salsa, mezclando mermelada, mostaza y salsa inglesa. Si lo prefieres puedes usar la mermelada sola.
  4. Freímos en aceite caliente los trozos de queso por ambos lados, lo justo para que doren, escurrimos sobre en papel absorbente y servimos calientes acompañados con la salsa. Recuerda que deben estar muy fríos y consistentes para que no se nos abran al freír.

 

fuente:divina cocina



     Compartir         Compartir