Cultivar fresas resulta muy fácil y nos permitirá disfrutar de unos frutos mucho más sabrosos que los que podemos adquirir en cualquier establecimiento. Si dispones de una huerta o un jardín suficientemente grande, podrás plantarlas en el suelo pero también cabe la posibilidad de plantar fresas en tiestos y macetas.
Instrucciones

Las fresas pueden cultivarse tanto en maceta como directamente sobre el suelo, si dispones de suficiente espacio en tu huerto o jardín. Y es que cabe destacar que la fresa es una planta que se arraiga muy fácilmente y no supone demasiados problemas a la hora de plantarla.

 

Asimismo, esta planta resiste muy bien el frío y el calor, e incluso es capaz de sobrevivir a las heladas; de forma que no deberás preocuparte si vives en una zona de clima frío. La mejor época para cultivar fresas será a finales de invierno y durante la primavera.

La mejor opción a la hora de sembrar fresas es hacerlo a partir de plántulas o plantones que podrás encontrar en tu centro de jardinería o vivero más cercano..

También cabe la posibilidad de cultivar tus fresas mediante semillas, pero lo cierto es que resultará más costoso que crezcan y puede que te resulte complicado.

 

A la hora de plantar fresas en macetas o tiestos, será necesario contar con un buen sistema de drenaje, para evitar que el agua de riego quede encharcada y se pudran las fresas, ya que esta es una planta bastante sensible en este aspecto.

 

 

 

 

Las fresas en maceta deberán colocarse en un lugar donde reciban la luz solar para estar bien iluminadas y poder crecer fuertes y sanas. Asimismo, necesitarán una tierra abonada para aumentar su producción.

 

Si preferimos plantar las fresas directamente en la tierra del jardín o huerta, se recomienda hacerlo en caballones, es decir, surcos con lomos levantados. Colocaremos pues las plántulas en la parte superior y dejaremos una separación de unos 30 cm entre una y otra.

 

 

Uno de los puntos más importantes del cultivo de fresas será el riego, ya que necesitan recibir agua de manera constante pero evitando siempre que queden encharcadas, como ya comentábamos. De esta forma, lo más adecuado serán los riegos escalonados de forma que siempre tengan humedad en la tierra pero sin pasarnos.

 

El riego por goteo es una de las formas más adecuadas de suministrar agua a los fresales y nunca se debe usar el riego por inundación, puesto que las plantas se pudrirían muy rápidamente.

fuente:hogar.uno.com

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir