La elaboración de esta receta es sumamente sencilla y rápida, tan solo tienes que hervir agua y mezclarla con la harina, la sal y la levadura química. Una vez formada la masa se mete en la churrera y se fríen los churros en abundante aceite de oliva. En menos de 15 minutos puedes tener  un estupendo desayuno con el que empezar el día llenos de energía.

 

 

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Harina sin gluten (Mix B de Schär) – 200 gramos
  • Agua – 300 gramos
  • Sal – una pizca
  • Levadura química (polvos de hornear) – 1 cucharada pequeña rasa
  • Aceite de oliva – para freír
  • Azúcar – para rebozar

 

 

 

 

Elaboración de la Receta

  1. En primer lugar, ponemos la harina en un cuenco y la mezclamos con la sal y la levadura química.
  2. Vertemos el agua en un cazo y la ponemos a calentar.
  3. Cuando rompa a hervir, la vertemos en el cuenco y mezclamos con la ayuda de una cuchara o de una rasqueta de panadería.
  4. Una vez que la mezcla se ha atemperado un poco, seguimos amasando a mano hasta obtener una masa lisa en la que no se aprecien grumos formados por la harina. Es importante que trabajemos la masa mientras aún permanece caliente pero con cuidado para no quemarnos.
  5. Cuando la masa tenga una textura lisa, la dejamos reposar en el cuenco durante 5 minutos.
  6. Mientras tanto, ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén. Para la cantidad indicada en esta receta hemos usado, aproximadamente, medio litro de aceite.
  7. Pasados los 5 minutos introducimos la masa en la churrera. Si no disponéis de una, echad un vistazo a los consejos que os damos al final de este paso a paso. Si no os cabe la masa de una sola vez no os preocupéis, tras poner en la sartén la primera tanda de churros, podéis abrirla e introducir el resto de masa.
  8. Cuando el aceite esté bien caliente comenzamos a formar los churros y a freírlos por tandas. A la hora de formarlos os aconsejamos que os ayudéis de unas tijeras para ir cortando los trozos de masa del tamaño que deseéis. Nosotros solemos cortarlos con una longitud aproximada de entre 15 y 20 centímetros.
  9. Freímos los churros hasta que estén dorados. Durante el proceso de fritura podemos ir girándolos con la ayuda de un tenedor para que el dorado resultante sea uniforme.
  10. Mientras se fríe la primera tanda ponemos el azúcar en un plato grande.
  11. Una vez que estén dorados, los retiramos de la sartén ayudándonos de una espumadera y los pasamos al plato con el azúcar.
  12. Los rebozamos en el azúcar mientras aún están calientes.
  13. Servimos de inmediato acompañados de un buen chocolate para churros.

 

 

fuente:cocinacasera



     Compartir         Compartir